La reeducación del suelo pélvico y la prevención de su deterioro es muy importante en la mujer; después de las fases de embarazo y parto, la musculatura abdominal y pélvica queda muy afectada y es conveniente reeducarla y readaptarla.

Del mismo modo, nosotros creemos en un trabajo de refuerzo muscular global después del parto, ya que en estas fases el cuerpo recibe mucho estrés mecánico y bioquímico por los cambios que acontecen y suelen crearse muchas debilidades en el sistema muscular.