entrenamiento-femenino

A pesar de que un programa de ejercicio para hombres y mujeres puede parecer igual, hay que tener en cuenta que a nivel hormonal existen muchas diferencias.

Las mujeres tienen más cantidad de tejido adiposo y celulitis -en previsión por una posible gestación-, menos masa muscular y más dificultad en aumentarla y mantenerla, al disponer de menos testosterona y por consiguiente menos fuerza que el hombre.

Por este motivo, nuestro programa específico para mujeres prioriza los ejercicios de fortalecimiento muscular frente a los llamados cardiovasculares o metabólicos, puesto que los primeros nos ayudan a mantener el tejido muscular y a disminuir nuestros depósitos de grasa, siempre que sea acompañado de una alimentación adecuada. El hecho de aumentar y reforzar el tejido muscular hace incrementar el metabolismo y quemar más grasa, disminuyendo su porcentaje total.

No hay que preocuparse en pensar que aumentaremos nuestro volumen al realizar ejercicios de fortalecimiento muscular; al contrario, disminuiremos nuestro volumen, disminuyendo nuestros depósitos de grasa. Ya que se trata de cambiar nuestra composición muscular: mejorando la cantidad de tejido muscular tendremos más agua, tendremos menos grasa y el aspecto de la piel será más liso y terso.

La reeducación y la prevención de patologías propias del suelo pélvico es muy importante en la mujer. Especialmente después de las fases de embarazo y parto, la musculatura abdominal y pélvica queda muy afectada y es conveniente reeducarla y readaptarla.

En la menopausia, el organismo experimenta una disminución de hormonas, la cual tiende a debilitar el tejido muscular y óseo, llegando a provocar osteoporosis por pérdida de tejido óseo, que se puede prevenir aumentando la masa muscular con ejercicios de fortalecimiento. El hueso necesita resistir cargas de presión y tensión para auto regenerarse y reforzarse a través de los nutrientes y minerales que le llegan a través de la alimentación. Los ejercicios de fortalecimiento muscular provocan esa carga necesaria para que el tejido óseo y muscular se mantengan en buenas condiciones